Seguro que has pensado en varias ocasiones cambiar la bañera por un plato de ducha antideslizante pero te han entrado dudas por si vas a necesitar la bañera en un futuro. Pues con este post os vamos a intentar ayudar con la experiencia que tenemos.

La bañera es muy útil para dos cosas, para darnos un baño cuando tenemos un día con mucho estrés y para bañar a los más pequeños de la familia, sobre todo cuando son bebés. Por el contrario es poco útil conforme nos hacemos más mayores, ya que dificulta la accesibilidad de la misma.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las bañeras suelen resbalar mucho y eso facilita que puedas tener una caída y tener un accidente, de hecho según informan desde la web Geriatricarea, el 66% de los accidentes domésticos provienen de caídas en el cuarto de baño.

Por otro lado, el quitar la bañera hace que se reduzca el consumo del agua, hoy en día es muy importante cuidar de los bienes que nos aporta la naturaleza, ya que, con el paso del tiempo es posible que se vaya agotando, por esa razón, es recomendable no gastar mucha agua, porque no en todos los países tienen la suerte de abrir el grifo y tener toda el agua potable que desean.

Los platos de ducha de resina son antideslizantes a la vez que no transmiten el frío que aporta la porcelana blanca, por lo tanto, al pisar la bañera notas un fresquito que con los platos de ducha de carga mineral no lo notas, al contrario, si está seco la percepción te aporta mayor bienestar.

Seguramente cuando quites la bañera necesitarás azulejos para poder rellenar el hueco que deja la misma, nuestro consejo si no tenéis azulejos, es que busquéis un contraste, es decir, si la parte de arriba es beige, la zona de la bañera la podéis poner con azulejos marrones. Es muy difícil intentar conseguir el mismo color, ya que los azulejos se fabrican en base a unas tonalidades y con el paso del tiempo una modelo que se fabrica en enero ya no tiene el mismo brillo o tono que uno que se fabrica en septiembre, aunque sea de la misma marca y modelo.

Otro consejo importante es que si tenéis las tomas de agua a 50 centímetros de altura, que es donde se ponían antes los grifos de bañera, que subáis las tomas a una altura de 90 centímetros y pongáis un buen conjunto de ducha, ya que de esta forma conseguiréis una buena ducha, al final encarece un poco la obra pero vale la pena, ya que no tienes que ducharte con el monomando manual de la ducha, sino con el rociador de la parte superior.

Combinación de azulejo antiguo con azulejo nuevo

Y si no consigues combinar el azulejo antiguo con el moderno porque el antiguo es muy complejo de combinar otra opción es subir el alicatado hasta el techo, de esa forma se deja el mismo azulejo en toda la zona de la ducha y queda cerrado con la mampara para que rompa un azulejo con el otro. A continuación podéis ver un ejemplo, en el caso que no queráis subir los costes otra opción es alicatar con azulejo blanco del mismo tamaño, el blanco siempre suele quedar bien con cualquier azulejo.

Otro consejo interesante es que algunas personas no quieren quitar la bañera porque utilizan la misma para sentarse, estas suelen las típicas bañeras que no llegan al total del ancho del cuarto de baño y tienen una repisa. Si eso te preocupa también se puede hacer un pollete para poder apollarte o ducharte sentado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.