La semana pasada realizamos uno de los cambios de bañera por plato de ducha de resina con el que nos encontramos con un vicio oculto. En Duchalia nos gusta contar nuestras experiencias con los usuarios, vamos a contar el problema y como lo solucionamos. El vicio oculto que encontramos al quitar la bañera fue que por detrás de la bañera pasaban las tuberías de agua que alimentan el lavabo. Tanto la de agua caliente como la de agua fría y la tubería del desagüe.

Ante esta circunstancia se intento picar el suelo para ver si había suficiente espacio para poder canalizarlas por debajo del plato de ducha. De esta manera no tener que hacer un escalón. La distancia del suelo de la vivienda con las bovedillas no nos permitía. Así que hemos tenido que buscar otra solución. Ha sido la de realizar un pequeño escalón con la finalidad de no tener que retocar las tuberías.

Este problema suele ocurrir en viviendas antiguas donde no hay mucho espacio . En su día la instalación se hizo aprovechando el hueco que queda entre la bañera y la pared del cuarto de baño. Si alguna vez os ocurre esto mientras realizáis la reforma del baño o el cambio de bañera tenéis dos opciones. La primera es modificar las tuberías del baño. El problema de esta opción es que suele ser bastante económica. Es necesario que lo realice un fontanero y el coste es más elevado. Además es posible que tengas tuberías de cobre y ahora la gran mayoría de los fontaneros realizan las instalaciones de fontanería con tubo de plástico. Ya que son más seguras y su montaje es más ágil.

La segunda opción es realizar un pequeño escalón con el que se pueda esconder las tuberías. De esta forma no es necesario cambiarlas, esta opción es más rápida, más barata y más ágil. Aunque si se elige la primera opción tienes como ventaja que al cambiar la instalación del agua del baño tienes menos riesgo de tener fugas en el futuro. Ya que por probabilidad tienes menos posibilidades de que se rompa.

Aquí podéis ver el trabajo realizado por nuestros profesionales en una vivienda de Burjasot. En este caso no pudimos pasar las tuberías por debajo porque pasaban tanto las de entrada como las de salida. No había suficiente espacio para pasar las tuberías del desagüe, así que se tuvo que optar por esta opción. No es mala idea, ya que se puede aprovechar el escalón para poder limpiarse bien los pies y no tener que agacharse hasta el suelo.

Otro problema que nos encontramos y que ocurre en algunos trabajos, es que al quitar la bañera, se cayeron un par de baldosas. En este caso no hay ningún problema. Se sanea correctamente el hueco del azulejo y se incorpora de nuevo con mortero. Antes de realizar el trabajo es importante que se verifique el estado de los azulejos de la zona. También se debe comprobar que el desagüe funciona de forma correcta. Ya que en el caso de que exista algún problema, este es el momento ideal para poder cambiar el desagüe y que funcione a la perfección. De esa manera al ducharnos el agua irá por las tuberías sin ralentizar su proceso.

Si estás pensando quitar tu antigua bañera por un plato de ducha antideslizante de resinas y cargas minerales. Nuestros profesionales estarán encantados de atenderte y ofrecerte un presupuesto sin compromiso. Además te asesoraremos sin ningún coste de la mejor solución aunque contrates con otros profesionales. Es muy importante que además de seleccionar buena de mano de obra que cuentes con productos de calidad. Productos que aporten sus certificados y la garantía para que no existan ningún problema con el paso del tiempo.

Quizá le interese también:

Deja un comentario