A la hora de cambiar o instalar una mampara de ducha fija es necesario disponer de los conocimientos, experiencia y recursos adecuados para realizar la instalación correctamente.

Una mampara fija es el tipo de mampara más simple y minimalista que existe, se trata de un solo cristal fijo, que va de techo a suelo, sin bisagras ni puerta y que permite evitar que el agua salga.

La parte de la ducha donde va colocada la mampara fija queda cerrada, mientras que queda una apertura de paso para entrar a la ducha.

Normalmente suelen llevar un brazo que sujeta la mampara o panel fijo a la pared, también llamados salva ventanas, el brazo facilita la colocación de la mampara y su uso.

Son económicas, de diseño minimalista, simple y las podemos encontrar en gran variedad de colores, tamaños, acabados, pudiendo adaptarlas perfectamente al estilo de nuestro baño.

Algunos modelos llevan un panel adicional que podemos colocar en caso de necesidad o de querer cerrar la ducha por un lateral.

Este tipo de mampara es muy fácil y rápida de colocar, sin embargo, la instalación es mejor dejarla en manos profesionales, evitando problemas y sustos en un futuro y garantizando su instalación.

Pasos para instalar una mampara de ducha fija

El primer paso será tener claro los materiales que necesitamos para instalar o colocar el fijo en la ducha, para ello necesitaremos las siguientes herramientas:

  • Destornillador.
  • Taladro.
  • Nivel.
  • Silicona o sellador.

Para colocar la mampara es necesario que el plato de ducha esté colocado correctamente y bien nivelado, tomaremos medidas del plato antes de elegir y comprar la mampara.

Tras tomar las medidas elegiremos la mampara fija al tamaño adecuado, teniendo en cuenta que debe haber un espacio de paso para poder entrar y salir de la ducha.

El espacio de paso a la ducha debe ser mínimo de 50 cm, cubriendo lo máximo posible para evitar que el agua salpique y poder cerrar el máximo espacio posible.

  1. Para comenzar la instalación de la mampara colocaremos la perfilería.

Con el nivel comprobaremos que la perfilería está completamente recta, taladraremos los agujeros en la pared y aplicaremos la silicona o fijador, colocando el perfil, atornillando y comprobando que quede bien fijada a la pared.

Tras colocar la perfilería y haber dejado algo de tiempo suficiente para sacar, iremos preparando el cristal para colocarlo en su interior, es importante trabajar de forma segura y con mucho cuidado.

Podemos utilizar los propios cartones que lleva la caja para proteger y sujetar el cristal, toallas o una manta que nos permitan sujetarlo de forma más cuidadosa.

Una vez hemos colocado el cristal dentro de la perfilería de la mampara atornillaremos, quedando dentro de la misma.

La fijación del cristal se realiza con un brazo extensible que va atornillado a la pared, o bien una escuadra, un fijo es recomendable que lleve algún elemento extra de sujeción.

Una vez colocada la mampara y el cristal y por último sellaremos mediante el uso de silicona o bien usando un producto sellador, gracias a la silicona conseguiremos evitar que el agua no salga.

También protege del moho, humedad y permite un resultado mucho más estético y limpio.

Es importante para un mejor mantenimiento y limpieza de la mampara, para resistir su uso diario y permanecer siempre como nueva.

Ahora que ya sabes como instalarla, ¿te animas a cambiar tu bañera o mampara de ducha?, si no cuentas con ayuda profesional, en Asealia somos instaladores de mamparas de ducha en Valencia.

Ofreciendo un excelente resultado, colocación rápida y la garantía de una gran experiencia, contacta con nosotros, infórmate y pide presupuesto sin compromiso.